Atención domiciliaria para personas mayores en sus propios hogares

Esta edad viene con una buena cantidad de desafíos como la discapacidad cognitiva, el deterioro físico, la mala salud y algunos otros que padece el 69% de esta población. Además, el 32% de las personas de 85 años y más sufren de deterioro de la memoria de moderado a grave, sin perjuicio de la atención médica especializada.

Siguiendo el informe del gobierno de que la población anciana representa el 38% de las respuestas médicas de emergencia y el 90% de todo el uso de hogares de ancianos, está claro que los recursos de atención médica se están dirigiendo a un tramo.

Consejos para cuidar a los ancianos en el hogar

Consejos para cuidar a los ancianos en el hogar

  • Gánate su confianza. Las personas mayores frecuentemente sensibles sin duda se abrirán a ti, pero tienes que trabajar duro para ganarte su confianza. Esté genuinamente interesado en su bienestar. Cuídese de averiguar cómo estuvo su día y llámelos cuando no esté. De vez en cuando, sorpréndalos con una tarjeta de regalo para demostrarles que han pensado en ellos.
  • Comuníquese de forma suave pero clara. No es raro que un paciente de edad avanzada sufra una discapacidad auditiva. Sea paciente con ellos y asegúrese de comprender y responder a todas sus inquietudes. Saber lo que es bueno para ellos no es una oportunidad para robarles su voz y su elección.
  • Sea alguien con quien puedan contar. Las personas mayores tienden a irritarse ante el menor pensamiento de que se les da por sentado. Mantenga el tiempo y anticipe sus necesidades cuando esté cerca de ellos.
  • No dejes lugar a discusiones. Los malentendidos ocurren, pero su papel clave como cuidador es hacer que se sientan valorados. Puede intentar difundir la situación cambiando el tema y luego corregirlos suavemente con amor después de que se hayan calmado.
  • Respete su privacidad y confidencialidad.. Un cuidador debe mantener la confianza del paciente y su familia. Cualquier información compartida de forma confidencial sigue siéndolo, especialmente si está destinada a provocar animosidad.
  • Velar por que no se vulneren sus derechos. El miedo a ser considerado «difícil» puede llevar a una persona mayor a sucumbir al síndrome de Estocolmo y, por lo tanto, no denunciar maltrato o abuso. Lamentablemente, estas situaciones son comunes, especialmente cuando los cuidadores son niños o parientes cercanos.
  • No comprometa la dignidad de las personas mayores en el caso de que no puedan bañarse o limpiarse después de sí mismos. El hecho de que no puedan realizar tareas que alguna vez fueron simples es suficiente humillación. No lo empeore.
  • Centrarse en cuidados especiales. Una de las principales razones por las que las personas prefieren la atención domiciliaria para sus padres ancianos es porque las instalaciones de asistencia no les brindan la atención especializada que necesitan con urgencia. El cuidado uniforme no es del agrado de todos. Siempre es una buena idea hacer un esfuerzo adicional para descubrir las pequeñas cosas que los hacen felices y aprovecharlas.

Cuidando a las personas mayores en su hogar

Cuidando a las personas mayores en su hogar

Cuidar a los ancianos en casa es similar a tener un niño pequeño en casa. Además de estar obligado a monitorear sus movimientos, la casa necesita ser modificada para facilitar su movimiento y hacerlos más cómodos. Las siguientes pautas le ayudarán a cuidar de sus padres ancianos en su hogar.

  • Lleva sus recuerdos. La nostalgia es una emoción tan poderosa que hace que una persona mayor siempre esté apegada a su entorno anterior. La regla general es ayudarlos a asentarse rápidamente creando una réplica de su entorno anterior. Incluya sus libros favoritos, muebles o algo que alguna vez le encantó. Recuerdos que les ayudan a recordar con alegría los momentos especiales que alguna vez tuvieron.
  • Modificar la casa para acomodarlos. Se sabe que los ancianos son débiles y frágiles. Considere incluir dispositivos de asistencia como barras de apoyo y una silla para la ducha en el baño y barandillas en las escaleras para mayor apoyo. Elimine obstáculos que puedan dificultar el movimiento o provocar caídas. Un detector de caídas también será un dispositivo útil en este punto.
  • A alejar la sensación de soledad y reducir la ansiedad, intente crear una continuación perfecta de su vida anterior. De vez en cuando, permítales llamar a sus amigos o invitarlos o participar en su deporte favorito. Otras veces, permítales unirse a un círculo social para personas mayores de la zona.
  • Demencia es uno de los retos a los que se enfrentan las personas mayores. Ayuda con el pago de facturas y con la protección de sus documentos legales. Siempre que sea posible, obtenga detalles y haga un seguimiento de su plan de atención médica y su seguro.
  • Sea su asesor financiero. Las personas mayores son siempre el objetivo y muchas veces han caído en estafas o delitos cibernéticos. Protégelos guiando todos sus movimientos para evitar fraudes o abusos.

Beneficios de las personas mayores que viven en casa

Beneficios de las personas mayores que viven en casa

El cuidado en el hogar viene con algunos de los beneficios más profundos para los ancianos. Experimentan el amor y el apoyo de primera mano, especialmente cuando está involucrada la familia en lugar de un cuidador. Algunas ventajas de la atención domiciliaria para los ancianos incluyen:

  • La atención domiciliaria deja a las personas mayores con un apoyo personalizado e individualizado. Esto les garantiza la atención indivisa que a menudo anhelan. Más importante aún, cuidar a los padres ancianos en el hogar los beneficia al liberarlos de las estrictas rutinas comunes en los hogares de ancianos.
  • Se sabe que no estar cerca de la familia o la comunidad a la que están acostumbrados causa una total soledad en las personas mayores. El compañerismo durante esta fase es algo que no cambiarían por nada. Al tener familiares cerca, estas personas pueden hacer frente y responder mejor a los desafíos asociados con la vejez.
  • La atención domiciliaria es un remedio eficaz para la demencia. Si desea que sus ancianos tengan un sueño de calidad durante la noche, déjelos estar en casa con sus seres queridos. Cuando alguien se ha quedado en un lugar durante décadas, su vida se basará en él. En esencia, este es su «hábitat natural». Moverlos a otro lugar los hace sentir nostalgia, acelera la pérdida de memoria y causa confusión.
  • Como familia, evitará la carga emocional de tener que preguntarse si se respeta la dignidad de sus padres y si están seguros y felices. Tenerlos en casa cerca de ti te hace vivir libre de culpa, sin ningún sentimiento de pérdida. En última instancia, los lazos familiares se fortalecen.
  • La atención domiciliaria no afectará sus finanzas. El hecho de que pueda ahorrar varios dólares al mes es en sí mismo un incentivo para mantener a los ancianos en casa.
  • El cuidado en el hogar les está dando lo que quieren. El miedo a lo desconocido hace que las personas mayores sean reacias a dejar la comodidad de su entorno. Irse suele ser su último recurso.
  • Los estudios indican que más del 80% de las personas mayores prefieren envejecer en sus propios hogares. Los ancianos prefieren morir antes que perder su independencia. El cuidado en el hogar les permite independencia y les da la confianza de que tienen el control, por pequeña que sea esta independencia.

Envejecimiento y relaciones familiares

Envejecimiento y relaciones familiares

En tiempos de angustia y enfermedad, solo un vínculo fuerte puede mantener unida a una familia. Como se mencionó anteriormente, el 80% de todas las personas mayores preferiría envejecer en casa.

El apoyo familiar para las personas mayores será vital para ayudar a las personas mayores a permanecer en sus hogares. Si una familia valora un vínculo fuerte, será fácil crear un horario flexible que pueda acomodar a todos los miembros y aún así permitir que todos desempeñen un papel en el cuidado de sus padres.

Durante la vejez, las personas mayores se preocupan más por su presencia y amor que por otras bromas que la vida tiene para ofrecer. El envejecimiento presenta la prueba de fuego definitiva para las relaciones familiares.

¿Por qué debemos cuidar a los ancianos?

¿Por qué debemos cuidar a los ancianos?

No se puede subestimar la importancia de brindar atención domiciliaria a los ancianos en sus propios hogares. La vida tiene dos fases críticas; la fase infantil y la vejez. Esto último nunca es fácil dado que se desarrolla gradualmente en contra de los deseos de uno y no se puede hacer mucho al respecto.

  • Nos aman incondicionalmente. Nuestros padres son literalmente las únicas personas que siempre estarán ahí para nosotros durante toda nuestra vida. No tenemos que actuar de cierta manera para ganarnos su amor. Tenemos garantizado un lugar especial en sus corazones. Incluso si resultamos ser criminales, su amor siempre lo será.
  • Estás donde estás hoy debido a los sacrificios que tus padres hicieron por ti. No les importa arriesgar sus vidas para salvaguardar sus intereses. Esto incluye renunciar a los placeres de la vida para darte una educación decente, trabajar en entornos de riesgo, etc.
  • Algunas personas descuidan esta responsabilidad porque tienen amargos recuerdos del pasado. Deje a un lado su amargura y aproveche la oportunidad para dar ejemplo a las generaciones futuras.
  • Por sus bendiciones. La bendición de los padres no es una historia de folklore infantil. Ha estado allí desde las edades bíblicas, desde la civilización antigua hasta la generación actual. El mayor legado que un padre puede dejar son hijos bendecidos. Los niños bendecidos sobresalen en todos sus esfuerzos.
  • Aprendimos de ellos. Nuestros padres fueron nuestros primeros maestros. Nuestros principios, morales y valores fundamentales en la vida dependen de las lecciones que aprendimos de ellos cuando éramos apenas niños. Nos enseñaron a distinguir el bien del mal. Solo de nuestros padres podemos aprender conocimientos prácticos y teóricos.
  • Esta gente nos dio la vida. Nuestras madres nos llevaron en su vientre durante nueve meses. El embarazo no solo justifica un cambio / observación de la dieta, sino que exige un estilo de vida específico para que el bebé nazca fuerte y sano. Definitivamente se lo debemos a ellos por esta razón, si no por cualquier otra.
  • Independientemente de lo que hicieron o no hicieron, siguen siendo tus padres. Nada de lo que hagas cambiará ese hecho.
  • No lo quieren, lo necesitan. Están más allá de ese punto en el que su ayuda es opcional. Por favor intervenga y ayúdelos a disfrutar los últimos días de sus vidas.
  • Esto es lo que debería hacer cualquier ser humano noble. La virtud es su propia recompensa.

La vida es como una curva de campana. El comienzo se parece al final. No hay mayor deber para con los padres o con uno mismo que estar ahí para ellos durante la vejez.

Nuestros padres nos dieron la vida y probablemente estemos donde estamos hoy gracias a ellos. Dar a un padre a un hogar de ancianos es tan desgarrador como entregar a su amado hijo en adopción.